Archivo de la categoría: Poesía

CONTENTO DIVINO (Por Amado Nervo)

alegria

¡Oh, soñado contento,
donde no hubiera dogmas,
sino mucho silencio!…
Una gran biblioteca,
un vastísimo huerto,
con recodos de sombra,
de quietud y misterio,
y en él un telescopio
para asomarse al cielo,
¡para mirar siquiera
la Patria desde lejos,
mientras llega el instante
de volver a lo eterno!

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,

LOA DEL ESTUDIO (Por Bertolt Brecht)

Image

¡Estudia lo elemental! Para aquellos
cuya hora ha llegado
no es nunca demasiado tarde.
¡Estudia el “abc”! No basta, pero
Estúdialo. ¡No te canses!
¡Empieza! ¡Tú tienes que saberlo todo!
Estás llamado a ser un dirigente.

¡Estudia, hombre en el asilo!
¡Estudia, hombre en la cárcel!
¡Estudia, mujer en la cocina!
¡Estudia, sexagenario!
Estás llamado a ser un dirigente.

¡Asiste a la escuela, desamparado!
¡Persigue el saber, muerto de frío!
¡Empuña el libro, hambriento! ¡Es un arma!
Estás llamado a ser un dirigente.

¡No temas preguntar, compañero!
¡No te dejes convencer!
¡Compruébalo tú mismo!
Lo que no sabes por ti,
no lo sabes.
Repasa la cuenta,
tú tienes que pagarla.
Apunta con tu dedo a cada cosa
y pregunta: “Y esto, ¿de qué?”
Estás llamado a ser un dirigente.

Bertolt Brecht (1898 – 1956)

Escrito en 1933.

Versión de Jesús López Pacheco 

Sobre la traducción del alemán por Vicente Romero

Tomado de: http://www.amediavoz.com/brecht.htm#Loa del estudio

Etiquetado , , , , , , , ,

LA NIÑA DE LA LÁMPARA AZUL (Por José María Eguren)

Image

En el pasadizo nebuloso
cual mágico sueño de Estambul,
su perfil presenta destelloso
la niña de la lámpara azul.

Ágil y risueña se insinúa
y su llama seductora brilla,
tiembla en su cabello la garúa
de la playa de la maravilla.

Con voz infantil y melodiosa
en fresco aroma de abedul,
habla de una vida milagrosa
la niña de la lámpara azul.

Con cálidos ojos de dulzura
y besos de amor matutino,
me ofrece la bella criatura
un mágico y celeste camino.

De encantación en un derroche,
hiende leda, vaporoso tul;
y me guía a través de la noche
la niña de la lámpara azul.

José María Eguren (1874 – 1942)

Etiquetado , , , , , ,

A MI HERMANO MIGUEL (Por César Vallejo)

Image

[In memoriam]

Hermano, hoy estoy en el poyo de la casa,
donde nos haces una falta sin fondo.
Me acuerdo que jugábamos a esta hora, y que mamá
nos acariciaba: “Pero hijos…”

Ahora yo me escondo,
como antes, todas estas oraciones
vespertinas, y espero que tú no des conmigo.
Por la sala, el zaguán, los corredores.
Después, te ocultas tú, y yo no doy contigo.
Me acuerdo que nos hacíamos llorar,
hermano, en aquel juego.

Miguel, tú te escondiste
una noche de agosto, al alborear;
pero, en vez de ocultarte riendo, estabas triste.
Y tu gemelo corazón de esas tardes
extintas se ha aburrido de no encontrarte. Y ya
cae sombra en el alma.

Oye hermano, no tardes
en salir. ¿Bueno? Puede inquietarse mamá.

César Vallejo (1892 – 1938)

Etiquetado , , , ,

LA SERPIENTE ÍGNEA (Por Julián)

Image

Lejos,
Poeta,
lejos,
muy lejos,
más allá del desierto,
más allá del abismo,
más allá del océano,
más allá de ti mismo,
duerme,
enroscada,
misteriosa,
callada,
profunda,
la Voz…

milenaria
serpiente
que aguarda
tan sólo
tu gesto
de mando,
tu breve,
inaudible,
hierático,
son.

que diga:
¡Despierta!
¡Despierta serpiente!
¡Despierta,serpiente que sabes el hondo misterio
del Verbo!
¡Despierta,serpiente que sabes el hondo misterio del Verbo Final, Creador!

Detrás del desierto,
detrás del abismo,
detrás del océano,
detrás de ti mismo,
espera,
dormida,
la grave
serpiente.

Custodia
silente
del hondo
misterio:
la clave
secreta
que abre,
poeta,
la Voz.

Julián (?)

Etiquetado , ,

HIMNO A LA MATERIA (Por Pierre Teilhard de Chardin)

atlas_picart

Bendita seas tú, áspera Materia, gleba estéril, dura roca, tú que no cedes más que a
la violencia y nos obligas a trabajar si queremos comer.
Bendita seas, peligrosa Materia, mar violenta, indomable pasión, tú que nos devoras si
no te encadenamos.
Bendita seas, poderosa Materia, Evolución irresistible, Realidad siempre naciente, tú
que haciendo estallar en cada momento nuestros encuadres nos obligas a buscar
cada vez más lejos la Verdad.
Bendita seas, universal Materia, Duración sin límites, Éter sin orillas, Triple abismo de
las estrellas, de los átomos y de las generaciones, tú que desbordando y disolviendo
nuestras estrechas medidas nos revelas las dimensiones de Dios.
Bendita seas, impenetrable Materia, tú que, tendida por todas partes entre nuestras
almas, y el Mundo de las Esencias, nos haces consumir en el deseo de atravesar el
velo inconsútil de los fenómenos.
Bendita seas, mortal Materia, tú que, disociándote un día en nosotros, nos
introducirás, por fuerza, en el corazón mismo de lo que es.
Sin ti, Materia, sin tus ataques, sin tus arranques, viviríamos inertes, estancados,
pueriles, ignorantes de nosotros mismos Y de Díos. Tú que castigas y, que curas, tú
que resistes y que cedes, tú que trastruecas y que construyes, tú que encadenas y
que liberas, Savia de nuestras almas, Mano de Dios, Carne de Cristo, Materia, yo te
bendigo.
Yo te bendigo, Materia, y te saludo, no como te describen, reducida o desfigurada, los
pontífices de la ciencia y los predicadores de la virtud, un amasijo, dicen, de fuerzas
brutales o de bajos apetitos, sino como te me apareces hoy, en tu totalidad y tu
verdad.
Te saludo, inagotable capacidad de ser y de Transformación en donde germina y
crece la Sustancia elegida.
Te saludo, potencia universal de acercamiento y ,de unión mediante la cual se
entrelaza la muchedumbre de las mónadas y en la que todas convergen en ,el camino
del Espíritu.
Te saludo, fuente armoniosa de las almas, cristal límpido de donde ha surgido la
nueva Jerusalén.
Te saludo, Medio divino, cargado de Poder Creador, Océano agitado por el Espíritu,
Arcilla amasada y animada por el Verbo encarnado.
Creyendo obedecer a tu irresistible llamada, los hombres se precipitan con frecuencia
por amor hacia ti en el abismo exterior de los goces egoístas.Les engaña un reflejo o un eco.
Lo veo ahora.
Para llegar hasta ti, Materia, es necesario que, partiendo de un contacto universal con
todo lo que se mueve aquí abajo, sintamos poco a poco cómo se desvanecen entre
nuestras manos las formas particulares, de todo lo que sostenemos,, hasta que nos
encontremos frente a la única esencia de todas las consistencias y de todas las
uniones.
Si queremos conservarte, hemos de sublimarte en el dolor después de haberte
estrechado voluptuosamente entre nuestros brazos.
Tú, Materia, reinas en las serenas alturas en las que los Santos se imaginan haberte
dejado a un lado; Carne tan transparente y tan móvil que ya no te distinguimos de un
espíritu.
¡Arrebátame, Materia, allá arriba, mediante el esfuerzo, la separación y la muerte;
arrebátame allí en donde al fin sea posible abrazar castamente al Universo!

Pierre Teilhard de Chardin (1881 – 1955)
Compuesto en 1919.
Forma parte del libro: “HIMNO AL UNIVERSO”

Etiquetado , , , , ,

EL MAESTRO CANTOR DE VIDA (Por J. Krishnamurti)

Image

Tendida a las orillas de plácida corriente,
Una ciudad enorme, toda plena de gente,
Pero vacía de vida,
¡Qué dolor, su existencia!

Allí, grandiosos templos con labradas imágenes,
Allí, dioses forjados por el pensar del hombre,
Altivos sacerdotes, que con voz suave entonan
Solemnes, fuertes cánticos;
Allí, graves filósofos, bajo los frescos árboles
En discusiones sabias;
Quejidos de aflicción, temor al sufrimiento,
Religión convertida en complicadas reglas
Que ninguno comprende;
Severísimas normas de moral que cada uno
Fija para los otros;
Allí, oprimido el débil para que el fuerte medre,
Y ricos y harapientos
Corriendo confundidos por la mezquina senda.
Por doquiera la lucha, por doquier la contienda:
Entre dioses y dioses, entre amores y amores, entre leyes y leyes.

Y se llamaba “el mundo”,
La triste villa inmensa.

Entre cuatro senderos, una mañana espléndida,
Clamó un hombre: “¡Oíd, oh gentes
De esta ciudad opresa!
En vosotros hay podre;
En vosotros hay guerra.
De vuestra vida el cántico
Lleno está de impureza.
El gran Cantor de Vida
A vuestras puertas llega:
Su canción armoniosa
Oíd todos, atentos”.

El jazmín perfumado, a la nocturna sombra
Desplegaba sus pétalos.

“Yo soy el gran Maestro Cantor de Vida. Mucho
He sufrido, sí; pero hace ya mucho tiempo
Que en gozo y en saber trocóse el sufrimiento.
Y mi canción es pura: conserva su pureza
En tu alma. No temas. Es sencillo el sendero.
De las complejidades de dioses y creencias,
Y de las incontables teorías religiosas,
Libra tu mente.
Con cadenas de ritos, tu vida no entorpezcas,
En ansia de consuelo.
Sé tú, para ti mismo, una lámpara. Entonces
Sobre la faz de otros ya no arrojarás sombras.
La vida, bella y pura, no dejes que se agoste
Del miedo en las prisiones.
Sé libre, y verás como, de lo hondo de tu caos,
Brota un milagro: el orden.
Ama la vida. Ámala con todo amor, y nunca
Sabrás qué es estar solo.
Mucho he sufrido; pero hace ya mucho tiempo
Que en gozo y en saber trocóse el sufrimiento.
Soy libre y feliz por siempre. Soy el Maestro cantor de Vida”,
La lluvia, dulcemente,
Volcaba su frescura sobre la tierra ardiente.

Unos pocos oyeron, con hondo regocijo;
Y dejándolo todo, su vida libertaron
De duelo y servidumbre.
“Sí”; –gritaron las gentes.
“Mas, cómo lograremos conciliar con tu cántico
Nuestros antiguos dioses?
¿Cómo conseguiremos que tus palabras se aleen,
Sin un clamor de escándalo, en los soberbios templos
Que hicieron nuestras manos?
No eres sino maestro de confusión. ¿Aléjate!
De ti nada queremos. Tu voz habla de cosas
Nunca jamás oídas. El diablo habla por ti.
¡Atrás! ¡Lejos de Aquí!”

El gran Cantor de Vida su marcha prosiguió,
Y la ciudad, en lucha y en confusión quedó.

J. Krishnamurti (1895 – 1986)

Etiquetado , , , , , , , , ,

EL SUBCONSCIENTE (Por Amado Nervo)

inconsciente

Cada Vida le ofrece su cosecha
y se extingue después.
Cada alma va hacia él como una flecha,
y en su gran alma, chispa nueva es.

Cada tránsito en él es enseñanza:
cada humana aflicción
un ala nueva para su esperanza
de perfección.

Él la clave posee de tu estado,
él ha pesado
cada desliz;
él comprende por qué eres desgraciado,
por qué fuiste feliz.

Es el dueño y señor por quien laboras;
es tu conciencia; mas con vastedad
vertiginosa, él sabe cuanto ignoras,
y lleva en sí tu eternidad.

Él vela cuando duermes, y en tu mente
es un genial relámpago, un tropel
de rimas, trémulo y resplandeciente.
Tú pasas, sí, mas él es permanente;
tu mudas, sí, mas él es siempre fiel.
Sólo vives para tu Subconsciente,
y mueres sólo para él.

Amado Nervo (1870 – 1919)

SI… (Por Rudyard Kipling)

Image

Si logras conservar intacta tu firmeza
cuando todos vacilan y tachan tu entereza,
si a pesar de esas dudas mantienes tus creencias
sin que te debiliten extrañas sugerencias;
si puedes esperar e inmune a la fatiga
y fiel a la verdad, reacio a la mentira,
el odio de los otros te deja indiferente,
sin creerte por ello muy sabio o muy valiente.

Si sueñas, sin por ello rendirte ante el ensueño,
si piensas, mas de tu pensamiento sigues dueño,
si triunfos o desastres no menguan tus ardores
y por igual los tratas como dos impostores;
si soportar oir la verdad deformada
y cual trampa de necios por malvados usada
o mirar hecho trizas de tu vida el ideal
y con gastados útiles recomenzar igual…

Si toda la victoria conquistada
te atreves arriesgar en una audaz jugada,
y aun perdiendo sin quejas ni tristeza,
con nuevos bríos reiniciar puedes tu empresa;
si entregado a la lucha con nervio y corazón
aun desfallecido persistes en la acción
y extraes energías, cansado y vacilante
de heroica voluntad que te ordena: ¡Adelante!

Si hasta el pueblo te acercas sin perder tu virtud
y con reyes alternas sin cambiar de actitud,
si no logran turbarte ni amigo ni enemigo,
pero en justa medida pueden contar contigo;
si alcanzas a llenar el minuto sereno
con sesenta segundos de un esfuerzo supremo,
lo que existe en el mundo en tus manos tendrás.
¡Y además, hijo mío, un hombre tú serás!

Rudyard Kipling (1865 – 1936)

Etiquetado , , , , , , , , , ,

DOS MUNDOS (Por Oscar Ponce de León)

Image

¡Ahora que conozco demasiado a los hombres,
recuerdo tantas cosas de cuando era pequeño! ...

Era entonces un niño de diez años,
mas ya llevaba un mundo que ardía en mi cerebro,
y otro mundo fantástico en los ojos
poblado de visiones y de ensueños...

Y voces que me hablaban al oído
y me contaban fabulosos cuentos,
y otras veces fantasmas que decían
maravillosos versos...

¡Cada noche, dormido, visitaba
el país de las Hadas y los Genios!...

Yo vivía en dos mundos diferentes:
el mundo de los vivos y el mundo de los muertos...
¡El mundo de la carne y el mundo del espíritu,
que lo mismo que Dante, los uno cuando quiero!...

¿Acaso no están juntos? ... ¿Acaso no se tocan?...
Sólo están separados por un liviano velo,
y hoy giran en mis juegos malabares
como antorchas de fuego...

En este mismo instante en que yo escribo
se está haciendo visible mi Maestro,
y sonríe su rostro iluminado
como la Esfinge, lleno de misterio...

Blanco turbante ciñe su cabeza,
una amplia túnica le cubre el cuerpo,
y destaca en el mármol de su frente
el signo astral que hoy rige el Universo...

Yo también le sonrío complaciente,
mientras leyendo está mi pensamiento,
la devoción inmensa que le guardo
por todos los cuidados que le debo...

Mientras dibuja con su fina mano
la simbólica Cruz del Nazareno,
se va esfumando su gentil figura
como el humo aromado del incienso...

¡Que fuerza y qué confianza me produce
mientras avanzo por el GRAN SENDERO,
saber que no estoy solo, que me ayuda
un Hierofante del sagrado Templo!...

Y que, cuando lo invoco, al punto viene
por las astrales rutas a mi encuentro,
desde las altas y Sagradas Cumbres
donde aislados del mundo, trabajan los Adeptos...

¡Cumbres del Himalaya, que se empinan
anhelando besar el firmamento!...
¡Nieves blancas y puras donde se oyen
las inefables voces del Silencio!...

Desde niño me reveló la Vida
sus más hondos enigmas y misterios,
mas yo creía que era un don de todos
pues ignoraba, entonces, a los necios...

Ahora que conozco demasiado a los hombres
y en sus naves veloces los marcianos vinieron,
ya sé que a grandes pasos se acerca el cataclismo
que ha de aislar a los malos de los buenos...

Oscar Ponce de León

Etiquetado , , , , , , , , , , , ,